Con el avance de la tecnología Blockchain, hemos visto los esfuerzos de muchas compañías para implementar esta nueva herramienta en sus operaciones comerciales buscando desarrollar soluciones basadas en esta tecnología. Aunque esto tiene un fundamento meramente digital, esta implementación reflejaría una mejora técnica, de seguridad y operatividad, además de la reducción de tiempo y costos.

La industria marítima no escapa de las nuevas tendencias, y ya se han desarrollado modelos y planes para la implementación de Blockchain en toda la cadena de producción, suministro e incluso administración de una empresa naviera o empresas que hacen vida en el sector marítimo.

Un ejemplo de ello es TradeLens, plataforma de BlockChain, propiedad de IBM y Maerks a la cual importantes líneas navieras se han unido y cuentan con el respaldo de más de 100 instalaciones portuarias. Pero, ¿qué beneficios tiene esta ‘cadena de bloques’?

En esta cadena los cargadores, operadores, puertos y terminales, transportistas marítimos, gobiernos, autoridades, agentes de aduanas y más, pueden compartir documentación e información relativa al embarque de mercancías, sobre el buque, los consignatarios, puertos y demás información relativa a la travesía marítima, a través de la plataforma cifrada y esta puede ser rastreada y manejada antes, durante y una vez finalizado el transporte de mercancías.

El atractivo principal de esta tecnología son sus beneficios, que prometen ser:

Menor papeleo: la digitalización de toda la documentación permite la reducción de impresiones, un ejemplo de ello son los Conocimientos de Embarque el cual el Capitán debe llevar a bordo. La tecnología Blockchain promete esta reducción pues en sus registros contiene toda la información relativa a las mercancías cargadas, además de los registros de navegación del buque, destinos y cualquier otra información relacionada con el mismo.

Menor Costo: Una de las razones principales por las que las compañías están confiando en la tecnología Blockchain es que ayuda a ahorrar un costo que usualmente va al procesamiento de la información.

Ahorro de tiempo: Otra razón del éxito de la tecnología Blockchain es que reduce el tiempo de espera innecesario que se requiere para realizar el papeleo.

Ciberseguridad: la cadena de bloques mantiene un alto nivel de integridad de los datos. En esencia, la naturaleza distribuida de Blockchain no proporciona una entrada «hackeable» ni un punto de fallo que exponga negativamente conjuntos de datos allí almacenados.

Datos en tiempo real: Permitiendo a los usuarios mantener un registro de todas las transacciones e interacciones entre los sujetos, actualizadas a todo momento, pues el Blockchain permite que no haya retrasos en la actualización de sus registros.

Desde un punto de vista legal

El Blockchain “es el futuro” por su confiabilidad y beneficios representa una ventana a los distintos sujetos que hacen vida en el sector marítimo, una muestra de ello, es la implementación por grandes compañías; pero de igual forma no existe un desarrollo legal por parte de las autoridades o de los gobiernos, siendo pocas las legislaciones existentes en la actualidad que regulen esta tecnología, un ejemplo es la Ley Blockchain de Liechtenstein que entrará en vigor en el 2020.

La Organización Marítima Internacional por su parte, a través de MSC-FAL.1/Circ.3, estableció directrices sobre la gestión del ciberriesgo marítimo, las cuales ofrecen recomendaciones de alto nivel para salvaguardar el transporte marítimo de las amenazas y vulnerabilidades cibernéticas actuales y emergentes, pero más allá de estas directrices, que no mencionan el Blockchain, no existe legislación que desarrolle el tema y mucho menos en el sector marítimo.

Sin duda esta tecnología puede cambiar el panorama marítimo en muy poco tiempo. Las innovaciones más cercanas se refieren a la forma en que se mantienen los datos, pero a su vez representará diferencias en los términos de negociación, el uso de contratos inteligentes y la protección de esta información; esto llevará a la modernización de infraestructuras y conceptos legales, pues nos enfrentamos tanto a términos nuevos y también a la necesidad de modificar acepciones existentes que poco a poco quedarán obsoletas.

La actualidad está enviando un mensaje, y es prepararse, adaptarse y cambiar, pues estos cambios pueden arropar de improvisto, pero el estudio y la implementación de las nuevas tecnologías, al menos en una pequeña escala, pueden beneficiar enormemente a quienes hacemos vida en el sector.